El cambio de pensamiento al buscar una vivienda más sostenible

¿Alguna vez has pensado cambiar de vivienda porque vives en una ciudad y te gustaría una vida más slow? Actualmente a consecuencia del confinamiento muchas personas se están planteando un cambio geográfico. Quizá no de manera inmediata, ni de la noche a la mañana pero cada vez son más lo que  buscan viviendas sostenible más aisladas, con espacios hacia el exterior o con terraza.

Se buscan espacios más sostenibles

Los principales portales inmobiliarias han podido apreciar que en estos días las tendencias de búsqueda de sus usuarios han variado. Las buscas de fincas rústicas han aumentado desde enero a abril un 46% en el portal Fotocasa. Los chalés un 36% y las casas adosadas un 24%. Un 80% de las peticiones que están recibiendo las inmobiliarias son de clientes que quieren salir de la ciudad y trasladarse a pueblos donde los costes son un 15% y un 20% más baratos.

Durante estos días vividos intensamente en casa nos hemos dado cuenta de posibles carencias con las que cuenta nuestras viviendas y de necesidades que deberían cubrir. La luz natural, la ventilación o zonas de exterior son algunos requerimientos. Gran parte de lo que echamos de menos en nuestros hogares es que sean espacios más sostenibles y eficientemente energéticos. En uno de nuestros anteriores posts explicábamos los beneficios de vivir en un piso con terraza. Contar con un balcón aunque sea de pocos metros puede aportarnos muchísimo

L'Om de Tiana

Hemos visto y también vivido que es necesario una adaptabilidad en el hogar para hacer diferentes tipos de actividades dentro de él. Requisitos como:

  • La ventilación para renovar el aire con mayor frecuencia.
  • Disfrutar de vistas y espacio exterior. 
  • Más habitaciones para que cada miembro del hogar tenga su propia intimidad.
  • Contar con espacios más funcionales para actividades como el ejercicio físico.

De hecho con estos requisitos lo que identificamos es que buscamos viviendas sostenibles y eficientemente energéticas, que no consuman y que nos ayuden a ahorrar. Viviendas Quorania 😉. Te animamos a ver algunas de nuestras promociones donde estos requerimientos se cumplen.

Los hogares se han convertido en oficina, gimnasio, lugar de ocio y parque de juegos para los más pequeños por lo que el comprador busca espacios más amplios aunque si se quiere algo por un precio menor se debe buscar un espacio polivalente.

Muchas personas usan el salón como espacio de trabajo pero deben compartirlo con su familia y a veces hay niños de por medio, por lo que a veces es mejor disponer de otra habitación. Esa misma opción ha entrado en la lista de deseos de los compradores. Hay algunos que ya disponen de habitaciones vacías sin ningún uso útil y que ahora han decidido reformarla como un despacho. 

Teletrabajo

Los perfiles de los compradores

Actualmente, las casas más aisladas son más económicas, pero está creciendo la demanda y es cuestión de tiempo que el precio aumente al ser una preferencia. 

Los perfiles que más demandan esta opción, son los teletrabajadores y lo que más les importa es el acceso a internet, que eso no es problema porque la mayoría de viviendas lo tienen. Sin embargo, las viviendas más aisladas en el campo cuentan con una conexión a la red más precaria pero ya son muchas las empresas de telecomunicaciones que están facilitando la conexión vía satélite.

Se está dando el caso de mucha gente que busca viviendas con licencia en entornos rurales buscando para explotarlas y sacarles un beneficio. 

Hay otro tipo de perfil, el de las personas de renta media-alta que viven en la ciudad y buscan viviendas independientes a no más de 40 minutos de la ciudad. Este perfil empezó al principio de toda esta situación. Gran parte de nuestras promociones se encuentran en Tiana y Badalona, poblaciones dentro de la área metropolitana de Barcelona, a 10 minutos de la Ciudad Condal. 

Según la Fundación Foesa, dos de cada diez personas que han intervenido en el estudio, viven con demasiadas personas en una misma vivienda y que no están pensadas para estar conviviendo todo el día. Otro dato es que seis de cada diez afirman que no disponen de calefacción en cada estancia de la casa. Los que tienen más dificultades son las familias monoparentales, jóvenes e inmigrantes, indican.

Cambios en nuestro modelo de vida

El confinamiento ha demostrado que hay trabajos que se pueden desarrollar desde cualquier lado con tan solo acceso a internet. Hay muchos teletrabajadores que para ir al trabajo debían utilizar medio de transporte, por lo que perdían mucho tiempo en el trayecto. Además de la pérdida de tiempo, los límites geográficos también marcaban los límites para acceder a un puesto de trabajo.

La situación que estamos viviendo está reenfocando nuestros modelos de vida, desde cómo son nuestras viviendas a cómo vamos a desarrollar nuestros trabajos. Estamos empezando a valorar a nuestros vecinos, a vivir en comunidad.

Estamos prestando atención a la calidad de nuestra vivienda como también a la calidad de vida dentro del hogar. A veces no se valoran las cosas hasta que ya no se tienen. ¿Y vosotros? ¿Cómo valoráis la calidad de vuestras viviendas?

2020-05-15T05:03:41+00:0015 mayo , 2020|