Requerimientos para que una vivienda sea sostenible

Las viviendas sostenibles son aquellas que ayudan al medio ambiente optimizando los recursos, los materiales y a la vez reduciendo el consumo energético. Para que una vivienda sea 100% sostenible deberíamos ya pensar en ello desde su conceptualización, desde los mismos planos, pero si no es así en la medida de nuestras posibilidades todos podemos intentar que nuestro hogar sea lo más sostenible posible. 

¿Qué son las viviendas sostenibles?

Son aquellas viviendas construidas con materiales ecológicos y sostenibles y que además, cuentan con sistemas de reciclaje. Estas edificaciones pueden incluso generar su propia energía y reutilizar sus propios recursos. 

Un hogar sostenible requiere varios elementos, como estos que explicamos a continuación:

  • Ubicación: La vivienda tiene que estar en un lugar ya desarrollado, es decir, que todo lo que sea de primera necesidad (supermercados, farmacias, colegios, centros de salud…) tenga la proximidad suficiente como para ir caminando o como mucho en bicicleta. Asimismo, que el transporte público sea de calidad o el carril bici. 

Suelen ser lugares donde se frecuenta las zonas verdes o zonas donde hayan paisajes que sean “intocables” y que además, contienen algún tipo de vegetación, que eso ayuda a disminuir la contaminación atmosférica. Acerca de la importancia de la localización en una vivienda sostenible también lo tratábamos en unos de nuestros posts pasados y que os invitamos a leer, ¿En qué consiste una construcción sostenible?

mujer en la naturaleza

En ocasiones se reutilizan construcciones de edificios para aprovechar los elementos construidos ya, lo que hace que haya un menor impacto medioambiental en cuanto a la construcción.

  • Consumo renovable: este tipo de viviendas solamente consumen lo que necesitan y provienen de fuentes de energía que son renovables. En ocasiones utilizan sistemas de aprovechamiento de agua.

La energía renovable que más se suele usar es la fotovoltaica. Se puede llegar a ahorrar mucho en la factura final de la luz y es genial por la facilidad de su mantenimiento y uso. Si tienes curiosidad por saber los grandes beneficios dde esta energía renovable te invitamos a leer nuestro post Ventajas de instalar placas fotovoltaicas.

placas fotovoltaicas

 

  • Materiales: como hemos comentado antes, las viviendas sostenibles se construyen con materiales renovables o naturales que respetan totalmente el medio ambiente, y que después tienen la opción de ser reciclados o reutilizados.

Algunos materiales como: la piedra, madera, ladrillos cerámicos, fibras vegetales, etc. Además, los elementos plásticos que se suelen usar como pinturas o aislantes… deberán ser ecológicos, por supuesto. 

Se pueden añadir elementos como las instalaciones eficientes que sirven para hacer de tu casa un lugar más sostenible en cuanto a calefacción, agua y domótica.

¿Qué es la domótica? Son sistemas capaces de automatizar una vivienda, que ayudan sobre la gestión energética, seguridad, bienestar y comunicación.

Por suerte, actualmente todas las viviendas que se construyen, vienen ya pensadas para que estén orientadas a tener una sostenibilidad y una eficiencia energética. Y es las viviendas sostenibles respetan el medio ambiente pero también nos ayudan en el ahorro pues su consumo es inferior al de otra vivienda que no haya sido pensada bajo estándares sostenibles.

 

La clasificación de las viviendas sostenibles

Aparte de los requisitos para calificar que una vivienda sea sostenible, existen clasificaciones y certificaciones que hacen oficialmente que una vivienda sea sostenible.

certificado passive house– Passivhaus:  es el modelo más conocido. Este tipo de vivienda utiliza los recursos bioclimáticos y puede llegar a ahorrar entre el 70% y el 90% a diferencia de las viviendas convencionales. Esta certificación no tiene ningún valor energético (menos la bomba del sistema de ventilación). Estas construcciones hacen un ahorro de energía gracias al aislamiento térmico. Además, lo que se busca, es una conservación de energía para conseguir acondicionamiento natural. 

 

 

Recientemente en nuestro blog tratamos las Casas Pasivas, os animamos a leer este artículo.

 

Certificación LEED– Certificación LEED: Lo que significa “Liderazgo en Energía y Diseño Ambiental”. Se identifican como edificios es verdes y certifica que han sido construido con las estrategias sostenibles para reducir el impacto medio ambiental. Se valora también de dónde procede la energía y dónde se eliminan los deshechos.

Esta certificación es voluntaria.

 

Certificado BREEAM– Certificado BREEAM: Este certificado normalmente se puede pedir directamente desde su página web, donde hacen varias preguntas relacionadas como: los servicios y las instalaciones que dispone el edificio respecto a la construcción, las políticas y los procedimientos de gestión. En el caso que sean edificios con oficinas, quieren saber la gestión de los trabajadores en el edificio. Además, es un certificado que debe renovarse cada 3 años, básicamente porque al cabo del tiempo el desarrollo del edificio puede cambiar.

 

 

Consejos para una vivienda más sostenible

Después de explicaros los requisitos y las clasificaciones de las viviendas o edificios sostenibles, os daremos unos cuantos consejos para mejorar la eficiencia de la vivienda para ahorrar en iluminación, electricidad y agua.

En la iluminación, recomendamos usar bombillas LED, no os imagináis lo que se puede ahorrar en energía eléctrica… ¡Un 50%, la mitad! Para favorecer la luz natural intentad hacer aperturas en las fachadas o tener ventanas grandes y muebles que interrumpan el paso de la luz lo menos posible para poder disfrutar más y tener que recurrir menos a las luces artificiales.

En cuanto a la electricidad, hay que evitar que los electrodomésticos se queden en modo de espera y que tengan una buena calificación energética. Apagad las luces siempre que no se esté en una habitación. Es aconsejable que las lavadoras se pongan por la mañana temprano o por la noche. Al planchar dejad las prendas que necesitan menos planchado para el final y aprovechad el calor residual tras desconectar la plancha. Tapad las sartenes y ollas al cocinar, ya que gran parte del calor se va si no se utiliza una tapa, además se tardará más en calentar la sartén y eso consumirá más energía. 

Para el agua, muchas veces es posible que hayáis dejado sin daros cuenta el grifo abierto pero pensad que se pueden llegar a gastar hasta 3L. Mucho mejor la ducha antes que un baño, aunque sea más apetecible y relajante una bañera. Aprovechad el agua de la lluvia y guardadla en un depósito para usarla posteriormente o instalad un riego por goteo para las flores o plantas.. Instalad una grifería termostática o electrónica en la cocina y el baño. Asimismo colocad aireadores o reductores del caudal en los grifos para que gasten menos agua.

Como habéis leído hay infinidades de cosas que podemos hacer nosotros mismos para lograr un entorno más sostenible en nuestro hogar, más allá de los requisitos que forman parte del proceso de construcción de un edificio. ¿Cómo practicáis la sostenibilidad en vuestro hogar?

2020-07-13T08:51:30+00:0029 junio , 2020|